ARTISTAS VOCACIONALES: EL CÓNDOR

vulture. Isolated over white background

Primo, el hijo mayor de la verdulera, a quien los chavales llamábamos “Primero de Mayo” porque no había trabajado nunca en su vida (pero sin que él se enterara del apodo, porque era un tío de malas pulgas) un día que vio una obra teatral en un club de la zona descubrió que él era un artista.

El elenco que ensayaba y representaba en el club Unidos Venceremos lo aceptó en su seno. pero como Primo no tenía experiencia, al principio solo le encargaban cosas: con el texto de la obra ayudar a los actores a memorizar su papel, ir a la cantina a buscar bebidas, montar parte de los decorados y la iluminación y otras tareas menores. O sea: que el Arte había logrado lo que nunca nadie: que Primo trabajara.

De repasar y releer con las actrices y los actores los distintos papeles de cada personaje, llegó un momento en que se los sabía todos de memoria y Arnaldo, que era el director del elenco, le dijo que lo tendría como un reemplazo de cualquiera de los actores si llegado el caso alguno enfermara o fuera detenido por la policía como solía ocurrir por la zona; y ocurrió que justamente días antes de la primera función uno de los actores se rompió una pierna jugando al fútbol.

Fue así como Primo Monzón, que así se llamaba al completo, debutó en un ripioso papel de un drama de proporciones bíblicas, titulado La Venganza del Cóndor.

Primo era moreno, enjuto y más bien bajo, y le tocó el papel de una especie de vengador que actuaba enmascarado y vestido de negro y que ajusticiaba a todos aquellos que a él le parecieran malvados. Los habitantes de aquel pueblo en las montañas lo llamaban “el Cóndor” y nadie sabía quién era. Cóndor tenía un hermano menor, que resulta ser un gran malvado a quien Cóndor se siente obligado a matar para evitar que abusara de una joven bella e inocente. La muerte del hijo menor causa un gran dolor al padre de ambos que enferma de gravedad, ignorando que el justiciero enmascarado es su hijo mayor.

El padre agoniza de dolor y Cóndor, desesperado, desde lo alto de un risco confiesa su identidad a su padre y se quita la vida arrojándose al vacío.

Para montar el decorado de esta escena terrible el encargado tuvo que resolverla en el escenario del club que no era especialmente grande. Montó en el fondo del escenario la parte superior de un risco desde el cual Cóndor debía saltar al vacío, y para simular su caída en el precipicio, en la parte delantera puso un panel decorado como una roca, detrás de la cual Cóndor, al saltar, debía agacharse y de esta manera desaparecer de la vista del público. Bajado el telón, podía salir de su escondite.

Siempre he pensado que estas cosas del teatro vocacional deberían haberse ensayado más tiempo.

Cóndor subió a la cima de la montaña, y desde allí confesó a su padre su culpa y su arrepentimiento:

Dijo (gritó): “Padre… ¡¡¡¡yo soy el Cóndor!!!

Y saltó al vacío.

En el lugar del escenario donde Cóndor debía caer y agacharse había una trampilla, una tapa de madera debajo de la cual estaba el almacén de trastos del club, atiborrado de antiguos decorados y objetos olvidados de varios festejos que se habían acumulado durante años. El cierre de la trampilla, que era un pasador oxidado, cedió y Primo atravesó limpiamente la tapa y cayó directamente al sótano, donde rodó y rebotó varias veces con gran estruendo de cacharros desparramados, entre ellos un bombo de la banda que se guardaba para carnaval y que salió rodando con gran estrépito.

Bajaron corriendo a buscar a Primo y lo encontraron magullado pero vivo, y cuando sostenido entre dos lo pudieron presentar ante el público fue muy aplaudido.

En la Cruz Roja vecina lo remendaron y por suerte no hubo fracturas.

El periódico local alabó su actuación y el periodista de turno destacó que el actor que interpretó al Cóndor, al saludar al público, parecía que realmente había regresado de la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: