UNA FAMILIA DE VISIONARIOS: LO STORTO

Y un día de noviembre apareció por la casa de mi abuelo el primo Marco, más conocido en Catanzaro, su pueblo natal, como “lo Storto” o sea “el torcido”, pero que en el argot de aquel lugar no significa un defecto físico ni una torcedura. “Uno storto” es también una persona de mal carácter, unSigue leyendo “UNA FAMILIA DE VISIONARIOS: LO STORTO”

UNA FAMILIA DE VISIONARIOS: ÍCARO ATURDIDO

Mi abuela y mi abuelo paternos tuvieron dieciséis hijos. Mi padre, que era el mayor, emigró a Argentina con nueve años, y mis otros quince tíos fueron naciendo en Buenos Aires. Pero con nueve años mi padre hizo el viaje desde Génova a Buenos Aires solo: mis abuelos emigraron primero, y cuando ya estaban establecidosSigue leyendo “UNA FAMILIA DE VISIONARIOS: ÍCARO ATURDIDO”

ARTISTAS VOCACIONALES: EL CÓNDOR

Primo, el hijo mayor de la verdulera, a quien los chavales llamábamos “Primero de Mayo” porque no había trabajado nunca en su vida (pero sin que él se enterara del apodo, porque era un tío de malas pulgas) un día que vio una obra teatral en un club de la zona descubrió que él eraSigue leyendo “ARTISTAS VOCACIONALES: EL CÓNDOR”

ARTISTAS VOCACIONALES: LA MADRE

En aquellos tiempos (no os diré cuales) y en aquel país (ni os diré donde) era muy habitual que en los barrios se montaran los llamados “teatros vocacionales”. Conjuntos teatrales formados por personas amigas, vecinos, socios del mismo club y toda clase de soñadores que cumplían con el secreto deseo de ser artistas por unasSigue leyendo “ARTISTAS VOCACIONALES: LA MADRE”

SI NO LA INFANCIA…

Foto de Álex Lázaro ¿Si no la infancia, qué había entonces allí que no hay ahora? Saint-John Perse – Elogios. Vivíamos en un pueblo en un país de cuyo nombre nunca voy a olvidarme, pero a pesar de estar geográficamente a pocos kilómetros del fin del mundo, lo teníamos todo. Me dan un poco deSigue leyendo “SI NO LA INFANCIA…”

LOS FANTASMAS DE LAS ÓPERAS

Mi mujer y yo somos dos desertores de la ópera: ya no vamos al Liceu ni a ningún otro teatro a disfrutar de esa música que amamos. Los modernos “fantasmas” de la ópera han podido “contra” nosotros. Con su mal gusto, su desmedido e inconmensurable ego, su creciente e incomprensible poder en el mundo deSigue leyendo “LOS FANTASMAS DE LAS ÓPERAS”

KIPAU O EL PERRO MÁS AFORTUNADO DEL MUNDO

Para Levis Evangelos, amigo inolvidable. Un sábado de madrugada embarqué en el puerto de Buenos Aires como tripulante del M/S Skogaland: bandera sueca, doce mil toneladas, carga general. Yo nunca había navegado y de barcos solo sabía que flotaban y que circulaban por encima del agua, a diferencia de otros medios de transporte.

EL PERFUME DE LA MUJER VULCANO

Foto de Donald Tong en Pexels Llegaron temprano por la mañana y con sus carromatos coloridos ocuparon el terreno baldío donde nosotros solíamos jugar. No era un solar muy grande, estaba al costado de una fabrica en cuyo paredón de ladrillos habíamos pintado con una brocha y cal un rectángulo que semejaba una portería deSigue leyendo “EL PERFUME DE LA MUJER VULCANO”

EL SILENCIO

Me fui, como quien se desangra. Ricardo Güiraldes No fuimos tan amigos. Estábamos en el mismo negocio, en el comercio de materiales y maquinarias para la soladura de metales, y él, Justo Rico y Trelles, era un simpático jefe de ventas de una multinacional del ramo. Nos saludábamos cuando yo iba a comprar alguno deSigue leyendo “EL SILENCIO”

EL VENCEJO

Por increíble que parezca, esta es una historia real. Es la crónica de uno de las más atrevidas y geniales operaciones de salvamento de un pájaro en situación desesperada. Nuestro vecino de la planta baja, cuya voz oíamos ascender por el patio interior, decía: —Tranquilo, pajarito, que no te voy a hacer daño. Perseguía aSigue leyendo “EL VENCEJO”