KIPAU O EL PERRO MÁS AFORTUNADO DEL MUNDO

Para Levis Evangelos, amigo inolvidable. Un sábado de madrugada embarqué en el puerto de Buenos Aires como tripulante del M/S Skogaland: bandera sueca, doce mil toneladas, carga general. Yo nunca había navegado y de barcos solo sabía que flotaban y que circulaban por encima del agua, a diferencia de otros medios de transporte.